La Mielita

Hace 23 años fui al lugar mágico que mi abuelito describía y extrañaba, Huehuetenango. Aunque solamente estuve por un corto tiempo, entendí por qué mi abuelito Jorge añoraba el lugar donde nació y creció. Y fue ahí dónde comí la mielita, acompañada de pan dulce. Y con los sabores deslizándose por mi lengua, mi abuelita... Leer más →

¿cuándo nos agarramos de nuevo las manos abuelita?

Hoy extraño tus manos, esas manos que tantas veces me abrazaron y limpiaron lágrimas. Las manos con las que cocinabas para alegrar el alma. Tus manos con las que trabajaste, ayudaste y enseñaste. La última vez que sostuve una de ellas estaba fría, inerte; la sujeté con fuerza porque no quería dejarla ir… pero fue... Leer más →

Viajar en el tiempo

Estas tardes con truenos y lluvia, me llevan atrás 20 años; me teletransportan al cuarto de mi abuelita. En su cama, aquella cama suave, fresca y con un olor especial a abuelita. Bajo sus sábanas, entre sus brazos; encontraba felicidad y tranquilidad. En esas tardes frías no había ansiedad, miedo, preocupaciones ni frustraciones. Solo amor... Leer más →

El Fantasma:

Quiero verlo de nuevo, se lo pedí a la estrella que atravesaba el cielo. Al abrir los ojos, me di cuenta que mientras la estrella pintaba el cielo de brillantina morada, mi padre atravesaba el mundo de los vivos para encontrarme...

Un Día Especial

Nos despertamos temprano, mientras me bañaba, repasaba la lista de cosas que tenía que alistar. Despierto a César y a Nico con un beso, ellos también están emocionados. Se peinan, se ponen perfume y se visten con su ropa formal. “Hoy es una fiesta” dice César mientras se ve en el espejo. Salimos de la... Leer más →

El Cumpleaños

Despierto emocionada, es dos de enero. Escojo mi ropa, me baño y me arreglo para el evento importante. Salgo de mi cuarto, el teléfono no ha dejado de sonar; el timbre no ha descansado. Los tantos arreglos de rosas y flores impregnan de perfume la casa, escucho tu voz; camino entre los empleados que van... Leer más →

Con el tiempo

Con el tiempo aprendí que no necesitaba tenerte físicamente para ser feliz. Recuerdo la primera Navidad sin ti, con cada explosión de los cuetes, sentía una rajadura más en mi corazón. Hundida en el sillón de la sala, pensaba que jamás volvería a sentirme como antes de tu partida. Y no fue así. Tomó un... Leer más →

Una lágrima

El recuerdo de tu ausencia salió hoy de mis ojos, mientras me arreglaba para empezar mi día. Apareciste en mi mente tan viva, tan radiante, como si fuera un recuerdo de ayer. Me acerqué despacio, con miedo que al tocarte te desvanecieras tal sueño. Pero no, mientras acariciaba tu brazo recordé la textura de tu... Leer más →

La última hoja

Sentada bajo las ramas de un triste arbol, mientras las lágrimas y las hojas caían sobre la tierra seca, mi corazón se iba rompiendo poco a poco. Tan falta de todo, tan llena de miedo; escondiendo mi cara entre las rodillas, tratando de sacar entre sollozos la presión que llegó a mi pecho desde que... Leer más →

Otoño

El viento frío y el sabor a calabaza, me recordaban lo poco que faltaba para tomar ese avión y llegar a mi lugar favorito. Las calles amplias, rodeadas de árboles anaranjados, amarillos y rojos; y ese olor peculiar que se sentía a calma y felicidad. En este escenario, fui amada por un hombre que buscaba... Leer más →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑